miércoles, 17 de marzo de 2010

Jake y Nessie - La despedida (parte 03) - Naty Celeste

Disclaimer: Jake y Nessie son de Stephenie Meyer y la historia es de Naty Celeste.
ADVERTENCIA:
Lemmon!! sobre aviso no hay engaño.

La despedida (parte 3)

No tardé ni dos segundos en darme vuelta y correr tras ella. Al pie de las escaleras casi logro atraparla, pero aumentó la velocidad mientras subía, riéndose. Gruñí e hice lo mismo, alcanzando la parte de atrás de su vestido. La detuve por la tela y volteó la cara a mirarme.

- ¡Te atrapé! –grité con voz juguetona. Pero no esperaba lo que hizo luego.

- ¿Seguro? –me preguntó en un tono inocente, y luego tiró bruscamente con su cuerpo, alejándose de repente y provocando que el vestido quedara en mis manos, hecho pedazos. Mi mandíbula tocó el piso y ella rió de nuevo y arrojó un beso al aire en mi dirección. Debajo del vestido, que ahora permanecía desgarrado en mi mano congelada, no llevaba nada. Yo lo sabía, pero no creí que fuera a hacer eso… por lo menos no tan de repente.

Un gruñido gutural se me escapó del centro del pecho mientras intentaba reaccionar. Ahora Ness se alejaba lentamente, doblando el pasillo hacia la puerta que escondía la escalera a la azotea. Caminé por el pasillo a paso firme y al doblar la vi parada de frente a mí, abriendo la puerta detrás de ella lentamente. Me miraba con una sonrisa que parecía casi diabólica, era demasiado…

Demasiado para que un solo hombre pudiera soportarlo. Me acerqué rápidamente, sin dejar de mirarla a los ojos, pero no hizo ademán de alejarse. Sólo se quedó parada, esperando que me acercara. Cuando me uní a ella le tomé el rostro con fuerza entre mis manos para llevar sus labios a los míos. Estaba más que ansioso, estaba desesperado por sentirme dentro de su cuerpo. No tardó en quitarme la camiseta, para lo cual alejé mis labios de su piel, exactamente medio segundo.

Enredé mi mano en su pelo y cerré el puño, tirando de él suavemente hacia atrás, para exponer su cuello. Saboreé su suave y cremosa piel mientras la apretaba contra mí con la mano que mantenía en la parte baja de su espalda. Estaba loco de deseo por ella, por disfrutarla, por tenerla, por penetrarla y hacerla gemir como sólo yo podía hacerlo.

Sus pensamientos se descontrolaron en cuestión de minutos. Había algo en la forma en que la recorrían mis manos que la volvía loca. Pudo ser la ansiedad, pudo ser el deseo, o quizás era mi propia excitación que jugaba con mis ideas, pero creí que nunca la había visto tan lista para mí. Tan dispuesta a lo que fuera que tuviera en mente.

Bajó sus manos entre nuestros cuerpos y comenzó a desabrochar los botones del pantalón mientras yo seguía pasando mis labios por su cuello, succionando involuntariamente su piel. Por un momento me imaginé lo distinta que sería la escena si ella fuera la que succionara de mi cuello, pero no podía pensar en eso en ese momento. No podía pensar en nada. Nunca me había sentido tan fuera de control.

Mi cuerpo entero temblaba ante una sensación que no era la que haría que me transformara, pero que hacía que sintiera que mis músculos se llenaban de energía. Me sentía fuerte, muy fuerte, y eso me ponía un poco nervioso. No quería que la situación se me fuese de las manos, pero no podía evitar acariciarla con mano firme y pasar mis dedos casi raspando su piel. Era brusco, pero tenía razones. Dos veces en el mismo día había estado con ella, penetrándola y tocándola, y todavía no había tenido oportunidad de venirme.

Sentía mi piel caliente, mucho más que de costumbre, y me pregunté cómo hacían los demás lobos para estar con sus improntas humanas. Mi temperatura probablemente quemaría a un humano normal si lo tocara. Ness bajó mis pantalones lentamente, solo un poco, para que pudiera escaparse de su agarre mi miembro, que ya estaba palpitante de deseo de moverse en su interior. Gemí contra su boca cuando pasó los dedos muy despacio por todo el largo, solo las yemas de los dedos de su mano izquierda, mientras la derecha se enredaba en mi pelo y llevaba mis labios a los suyos, para buscar mi lengua con la suya.

Mis manos se paseaban por todo su cuerpo, bajando desde el costado de sus pechos, donde mis pulgares se enredaban en sus pezones, hasta el comienzo de su trasero, una y otra vez, alternativamente. Gruñí cuando me rodeó con sus dedos y mi cuerpo tembló completamente. Así no aguantaría ni dos segundos, pero algo me decía que ella sabía eso. Estaba seguro de que lo sabía.

Intenté acercarme más, para apoyarme contra su cuerpo, pero su mano se apretó más a mi alrededor, y jadeé sin aire, cerrando los ojos con fuerza.

Y luego casi caigo muerto cuando empezó a besar mi cuello y bajar lentamente por mi estómago hasta mi erección. Apreté los ojos con más fuerza y le di un puñetazo a la pared que me servía de apoyo cuando sentí que plantaba un pequeño beso en la punta, anticipándome la llegada de su lengua. Su suave lengua se movió lentamente por la piel hinchada y deseosa, y luego sus labios me rodearon lentamente, mientras me permitían el ingreso a su boca.

Normalmente no me gustaban este tipo de cosas… bueno, de gustar, soy hombre, decir que me gustaban era poco, solo evitaba las situaciones en las que únicamente era yo el que sentía placer. Pero ahora no podía evitarlo. Todo lo que podía pensar era en sus labios a mí alrededor, su lengua acariciándome suavemente, sus dedos a los costados de mi cadera. Gemí sin sonido y me metió casi por completo en su boca, haciendo que mis rodillas fallaran. No dejó de notar mi falta de equilibrio y se alejó de mi piel para hablar, al tiempo que presionaba sus manos en los costados de mi cuerpo, indicándome que bajara.

- Recuéstate –pronunció con seguridad. No dudé en hacer lo que me decía. Mi cabeza no funcionaba ya para nada, y ni por asomo me iba a negar a lo que fuera que quisiera hacerme. Estaba más entregado de lo que era conveniente, más excitado de lo que había estado nunca… y ella lo sabía perfectamente. Incluso parecía disfrutarlo. Estaba a punto de hablar, pero su mente me contestó sin que fuera necesario. “Adoro ver que te sientes como siempre me siento yo bajo tu cuerpo” pronunció lentamente y en tono sensual, obviamente queriendo dirigirse a mí en especial. No sabía que ya escuchaba todo lo que pensaba a causa de su descontrol.

Sus palabras me excitaron sobremanera. El hecho de pensar que ella sintiera algo remotamente parecido a lo que sentía ahora, era de otro mundo. Me senté en el piso y me besó en los labios sin quitar su mano de mi erección, poniendo la otra delicadamente en mi hombro, empujándome un poco para que me recostara. Cuando estuve con la espalda pegada al piso, devolvió sus labios a mi miembro sin dudarlo. Se movía tan segura, tan confiada, de verdad me costaba creer que no estuviera haciendo nada por ella. Por primera vez no me sentía culpable por ser el que gemía sintiendo la boca del otro. De todos modos, ya tendría tiempo para hacer que sintiera la mía… pero ahora sólo quería sentirla así.

Me mordí el labio y enrede mis manos en mi cabello cuando me sentí completamente dentro de su boca. La sensación era indescriptible, y no tenía idea de cómo lo lograba, pero succionaba con fuerza, como si supiera exactamente qué me gustaba, y cómo. Quizás era la imprimación, o quizás había aprendido a leerme la mente, pero todos sus movimientos me volvían loco. Estábamos conectados hasta en el más mínimo de los detalles.

Comenzó a moverse de arriba a abajo y tuve que apretar los ojos para no descontrolarme demasiado. Me llevé las manos a la cara para cubrirme los ojos y una de las suyas se movió por mi estómago hasta mi pecho, mandando choques eléctricos por mi piel desnuda y volviéndome loco. Podía escuchar en su mente como se concentraba en el aumento de velocidad de los latidos de mi corazón, que golpeaba contra su mano intentando salirse de mi pecho. También podía distinguir algo de la sed que le provocaba tenerme en su boca de esa forma… pero mantenía muy controlado ese aspecto de su personalidad. Casi nada se colaba a la superficie, donde yo pudiera escucharlo con claridad. Mi mente se revolvió cuando alejó su boca y suspiró sobre mi piel húmeda.

Su lengua se movió, lamiendo todo a su paso cuando necesitó tomar aire, y apenas tuvo el suficiente, sus labios volvieron a rodearme. Gruñí como animal cuando me introdujo lentamente de nuevo en su boca, haciéndome sentir en la Luna.

- Ness… -gemí. Ya no aguantaba ni un movimiento más. “¿Sí?” me contestó sin usar la boca… para hablar-. Ya no puedo… soportarlo –me quejé. “¿Y?” Dios, maldita sea, no podía correrme en su boca. Me mordí el labio y apreté los puños contra mi rostro cuando succionó con más fuerza. –Necesito… correrme-. Solté como pude. Ya no tenía posibilidad de mantener la mente clara. Mucho menos mis ideas… y ni hablar de formar una frase coherente. “Hazlo” contestó simplemente, tentándome más allá de la razón. Gruñí y golpeé el piso con ambos puños al sentir sus manos a la vez que su boca. –Sabes… -me interrumpí para gemir cuando su lengua se restregó más fuerte contra la hinchada y ya dolorida piel- que no haré…

- Sí lo harás –susurró en la milésima de segundo que se separó de mi piel. Volvió a las andadas y succionó con fuerza, provocando que mis caderas se levantaran por instinto y mi mano volara a su cabello, apretando su cabeza contra mi cuerpo involuntariamente. Esto era crueldad pura. Ella sabía que no quería hacerlo, pero también sabía que ya no podría contenerme por mucho tiempo. Hacía horas que estaba a punto de explotar, y eso era antes de que su boca me atacara de esa manera. Solté un quejido y retiré mi mano cuando fui conciente de lo que hacía. Me temblaba todo el cuerpo, y estaba sudando… nunca sudaba.

- Ness… -me quejé, y luego tragué en seco- por favor… -supliqué casi sin voz cuando fue demasiado para mí y sentí que era inevitable el orgasmo.

A pesar de que no pude terminar la frase, sentí sus labios deslizándose por mi piel para liberarme, y su mano reemplazándolos. Manoteé la camiseta que permanecía en el suelo a un lado de mi cuerpo y me tapé con ella para no hacer ningún desastre. Tenía los ojos cerrados por el placer, que me impedía mover los músculos por voluntad propia, pero podía sentir la mirada de Ness, fija en mi cuerpo, en mi rostro. Y eso sólo hacía que el orgasmo fuera más intenso, más profundo. Movió su mano de arriba a abajo bastante rápido al tiempo que yo prácticamente convulsionaba por el placer que me provocaba su suave piel moviéndose por mi erección.

Grité su nombre sin poder evitarlo y apreté los labios para no hacerlo de nuevo cuando su mano se apretó un poco más, prolongando el momento. Se movió lentamente mientras me venía, sin quitar la mirada de mi rostro. Podía sentirla quemándome los ojos cerrados, los labios apretados, la piel de mi cuello. Se quedó quieta cuando pensé que ya no podría soportar otro movimiento y por fin logré llenar mis pulmones con aire, que nunca parecía ser suficiente.

Cuando mi cuerpo se relajó y logré abrir los ojos, la busqué con la mirada y la vi donde la había dejado, arrodillada entre mis piernas, devolviéndome una expresión llena de deseo y orgullo. Sus ojos estaban increíblemente oscuros, pero no estaba seguro si se debía a la sed o a la lujuria… quizás era una combinación de ambas. Tragué en seco y hablé con la voz tan ronca como si hubiera almorzado arena pura.

- ¿Qué sucede? –le pregunté quedándome sin aire en la segunda palabra, e incorporándome levemente para apoyarme en mi codos. Sonrió de una forma tan sugerente que no llegué a calmarme siquiera antes de excitarme de nuevo.

- Nunca te había visto correrte sin estarme viniendo al mismo tiempo –comentó como si relatara los datos del clima. Podía jurar que me puse como un tomate, pero adoraba el brillo que había en sus ojos. Se inclinó hacia delante para que su boca quedara en mi oído y susurró muy bajito, haciendo que el aire rozara mi piel sensualmente- Te ves muy bien cuando te vienes- me dijo descaradamente. Eso hizo que ni siquiera tuviera tiempo de que bajara la excitación. Ya estaba erecto de nuevo, tan solo de mirarla y escuchar su voz diciendo esas palabras sin vergüenza, sin tapujos, sin límites.

Gruñí como un animal y me incorporé rápidamente, tomándola del cabello para llevarla a mi boca, ansioso de sentir sus hábiles labios contra los míos. Procuré hacerlo suavemente para no lastimarla, pero estaba bastante atontado por lo que me había hecho sentir como para contenerme demasiado. De todas formas no pareció importarle mucho, solo gimió contra mis labios y me rodeó el cuello con los brazos mientras cambiaba de posición, obligándola a recostarse. Quería sentirla viniéndose, lo necesitaba.

Soltó un gritito sofocado cuando la tomé de la cintura y la moví mas atrás, recostándola sobre la escalera y posicionándome entre sus piernas. Me sentía mas descontrolado que nunca. Su boca había borrado todo el resto de cordura que quedaba en mi cabeza, consiguiendo excitarme todavía más de lo que había estado durante el día. Y ahora era su turno, no la dejaría escapar por nada del mundo. Apoyé una mano en cada una de sus rodillas y las empujé con fuerza para abrirla de piernas y bajar mi rostro entre ellas. Quizás estaba siendo un poco brusco, pero era su culpa si pensaba que podía soportar sentirla de esa forma y no ansiar retribuírselo en todas las maneras posibles.

Ahora todo lo que pasaba por mi mente eran las ganas de probarla, de succionar de su centro haciéndola estremecer, de hacerla suplicar por más. Me hundí entre sus piernas dejando que mi boca probara su dulce humedad. Deslicé mi lengua lentamente de arriba hacia abajo, y noté como gemía mi nombre mientras su perfume intoxicante me embriagaba los sentidos. Estaba deliciosa, como siempre, más lista de lo que nunca la había sentido. Volví mi lengua a su palpitante e hinchado botón y pegó un pequeño salto cuando lo atrapé entre mis labios.

No la dejé relajarse antes de mover mi lengua sobre él con fuerza, una y otra vez, haciendo que casi convulsionara. Sus manos se enredaron en mi cabello, empujándome más contra su cuerpo y sonreí sin poder evitarlo. Conociéndola, sólo tardaría unos segundos en correrse en mi boca. Decidí torturarla un poco y deslicé una de mis manos desde su rodilla, por el interior de su mulso hasta que mis dedos llegaron a su húmeda y acalorada entrada. Sus puños se cerraron con fuerza en mi cabello mientras gemía mi nombre de nuevo al sentir mis dedos tentándola, probándola.

Se estremeció cuando sintió dos de ellos invadir su cuerpo de golpe, y luego suspiró cuando los retiré muy lentamente, sin despegar mi lengua de su piel en ningún momento. Succioné con más fuerza al tiempo que repetía el movimiento, y en cuestión de segundos la sentí viniéndose en mi boca y alrededor de mis dedos. Gritó mi nombre sin contenerse mientras se estremecía y arqueaba la espalda, alejándola de los escalones… y eso realmente me desesperó.

En cuanto noté que volvía a respirar, busqué su boca con la mía, quitando mis dedos y moviéndolos hasta su tierno botón, para darme espacio para penetrarla de una sola vez. Tuve la satisfacción de ver sus ojos voltearse hacia arriba por el placer y la sorpresa cuando me sintió completamente en su interior sin previo aviso, y hasta podría jurar que se corrió de nuevo al hacerlo… aunque quizás solo era parte del orgasmo anterior.

Cuando logró recuperarse, un par de segundos después, me moví un poco. Temía haberle hecho algún tipo de daño, pero ciertamente no parecía estar adolorida o siquiera incómoda, sino todo lo contrario. Me rodeó con sus largas y torneadas piernas y me aprisionó contra su cuerpo, evitando que me moviera. La besé despacio en la boca, atrapando sus labios con los míos y rozando nuestras lenguas muy suavemente. Podía sentirla gimiendo muy despacio contra mi boca, y adoraba cuando hacía eso.

Deslicé mis manos por su cuerpo hasta su espalda y me puse de pié llevándola conmigo. Sus piernas me aferraron con más fuerza en respuesta al movimiento y tuve que detenerme un segundo para concentrarme en lo que hacía. Subí la escalera con ella en mis brazos, procurando no tropezarme con los pantalones, que aún llevaba bajos pero puestos, y salí a la azotea. El cielo ya estaba oscuro, y sólo la luz de las estrellas nos alumbraba, así que nadie nos vería.

Además, la cabeza me daba vueltas como trompo por el perfume que se concentraba en la casa. Un poco de aire fresco me haría bien, si lo que quería era calmarme… y necesitaba hacerlo. Quería hacerle el amor lentamente, sintiéndola, adorándola. Y en el estado desesperado en que me encontraba, me sería bastante difícil contenerme de ser brusco.

Suspiré profundamente y me arrodillé en el piso, mientras su boca se fundía con la piel de mi cuello, lamiendo y besando cuanto estaba a su alcance. A penas notó que me quedaba quieto comenzó a moverse, trazando círculos con su cadera sobre la mía. Se movía más lentamente, restregándose contra mí en todos los lugares indicados. Cerré los ojos y escondí el rostro en su hombro mientras la bajaba despacio para apoyarla en el piso sin despegarla de mi cuerpo ni salir de su interior.

Su cabello rozó mi cara por el viento y mi corazón se estrujó. Maldición, como extrañaría su perfume, su suavidad, sus besos… Me mordí el labio y comencé a moverme intentando mantener la mente en blanco. Era lo que Nessie se proponía ahora, no pensar en nada, sólo dejarse llevar por el momento, por las sensaciones y por sus instintos. Aunque no todos sus instintos. La sed seguía golpeando en su garganta, y su poder hacía que en una extraña manera, yo también la sintiera en la mía. No planeaba decírselo, pero era muy raro sentir su necesidad de morderme. De apagar el fuego.

Me moví con un poco más de fuerza, procurando que la excitación la distrajera de la sed, y en parte lo logré, aunque no completamente al principio. Gimió mi nombre y cerré los ojos en respuesta, memorizando el tono de su dulce voz y el tono áspero que le concedía el placer. Dejé uno de mis brazos debajo de su espalda y moví mi mano libre para pasarla por su pierna, desde la pantorrilla hasta el muslo una y otra vez mientras la penetraba. Era tan suave, que creí que nunca podría dejar de tocarla, de acariciarla, de sentirla temblando bajo mi cuerpo.

Salí casi completamente, muy despacio y luego entré rápido lo más que pude, chocando nuestros cuerpos y provocando que arqueara la espalda. Me alejé solo un poco mientras lo hacía de nuevo, y busqué su mirada. No supe identificar si en sus ojos había más deseo o pena, su expresión era una extraña mezcla de ambos, como de seguro lo era la mía ahora.

- Te amo Ness –musité con los dientes apretados mientras arremetía de nuevo contra su cuerpo. -. Por favor no lo olvides… -supliqué. Una lágrima rodó por su mejilla y la limpié con un beso. Me apreté con más fuerza contra su cuerpo y soltó un gemido prolongado antes de contestar, mirándome a los ojos.

- Yo también… te amo –susurró, y luego buscó mi boca, enredando sus manos en mi cabello y atrayéndome contra ella. Me moví lento y pausado por un largo rato, sintiéndola derretirse en mis brazos un poco más con cada movimiento, y solo despegando mi boca de su piel unos segundos cada tanto, cuando creía que me desmayaría por la falta de aire. Quería memorizar cada parte de su cuerpo antes de tener que dejarla. No me imaginaba pasar siquiera un día sin ella… sin su calor, sus caricias y sus sonrisas.

En su cabeza podía escuchar la preocupación del paso del tiempo. Y un constante miedo de que no regresara. No quería que pensara en ese tipo de cosas. Volvería a ella aunque todo el mundo se me volviera en contra. Era mi corazón latiendo, el aire en mis pulmones, la sangre en mis venas.

Subí mi mano desde su pierna y apoyé mis dedos en su botón, aún hinchado y palpitante, y la sentí estremecerse bajo mi cuerpo. Todos sus pensamientos se dispersaron y volvió a concentrarse en el ahora. En nuestros cuerpos, en la fricción y el calor.

Gimió con fuerza, aunque intentando reprimirse, cuando moví mis dedos, masajeándola en círculos mientras me seguí moviendo en su interior. Aumentó la fuerza con la que la penetraba cuando su pierna derecha, la que continuaba rodeándome, se tensó y me obligó a embestirla más rápido. Seguí su ritmo, dejándome llevar también por las sensaciones, por el descontrol que amenazaba con consumirme cada vez que gemía mi nombre.

Me moví más rápido, más seguro y con más fuerza, restregándola contra el piso y chocando nuestros cuerpos al tiempo que ella movía sus caderas en círculos y mis dedos continuaban estimulándola lo más posible. Sólo le tomó unos segundos correrse, pero eso no hizo que me detuviera. Seguí arremetiéndola y tocándola mientras se estremecía, haciendo que su boca se abriera al tiempo que apretaba los ojos con fuerza, arqueando su espalda y sacudiendo las caderas.

Cuando abrió los ojos, el fuego del deseo llameaba en ellos, volviendo nuestros movimientos más descontrolados y erráticos. Intenté mantener un ritmo estable y tragué en seco cuando sus manos se movieron desde mis hombros, bajando por mi espalda y colándose entre la tela del pantalón y mi trasero, empujándome contra ella con más fuerza de la que creí podía soportar. Escondí mi rostro en su garganta cuando estiró el cuello volteando la mirada a los árboles y aspiré su perfume agridulce llenando mis pulmones. Ya no soportaría demasiado tiempo, no podía hacerlo cuando su aroma me invadía de esa forma.

Restregué mis dedos contra su piel de nuevo cuando fui conciente de que los había dejado quietos, y solo alcancé a trazar tres círculos antes de que comenzara a correrse de nuevo. La seguí, atontado por su perfume, sus gemidos y la forma en que me sujetaba en su interior, apretándose a mí alrededor.

Me quedé quieto sobre su cuerpo mientras el placer me consumía, y cuando recuperé el control de mis músculos, me retiré lentamente. Salí de su interior y luego me recosté a su lado sin soltarla. Se recargó en mi pecho mientras nuestra respiración volvía a la normalidad.

Sentí una cálida lágrima deslizarse por mi pecho y se me formó un nudo en la garganta. La hora se aproximaba, y ella lo sabía.

- Hey… -la llamé apretándola más contra mi cuerpo. Escondió su rostro en mi pecho y aproveché para apretar los dientes, conteniendo mis ganas de llorar-. No llores… -supliqué. Levantó la mirada y me miró con los ojos rojos e irritados. Pasé mi pulgar por su mejilla quitando una gota.

- Lo siento –susurró-. Me prometí que no haría esto hasta que te hubieras ido –le sonreí amargamente.

- Yo planeaba lo mismo –repliqué-. Pero verás que volveré antes de lo que piensas. Son solo diez días –agregué en un intento de convencerme a mi mismo, más que a ella. Bajó la mirada y tomé su barbilla con mi mano, haciendo que me mirara de nuevo.- no tardaré en regresar y volverme una molestia constante de nuevo, ya verás –logré que sonriera con los ojos aún tristes y luego di un beso en los labios. Un beso tierno, dulce, que reflejaba lo mucho que la amaba, lo mucho que deseaba no tener que irme. Lo mucho que la extrañaría.

- Te amo más de lo que crees –susurró cuando nos separamos, apoyando nuestras frentes una con la otra.

- No más de lo que yo te amo a ti –repliqué.

- Eso es lo que tu crees –contestó fingiendo una sonrisa. De verdad se estaba esforzando por no romperse en pedazos ahí mismo. Justo como yo.

- Sabes que pensaré en ti cada segundo que estemos separados –dije al escuchar los pasos acelerados a lo lejos. Los chicos se acercaba, y nuestro tiempo se terminaba.

- Y yo en ti, no lo dudes –contestó y luego me abrazó con mucha fuerza cuando me incorporé. La rodeé con los brazos y hundí mi rostro en su suave cabello. Sentí sus lágrimas de nuevo, ahora mojando mi hombro, y las mías humedecieron su cabello antes de que lograra controlarme. “Por favor no me olvides” –escuché en mi cabeza casi sin volumen.

- Jamás lo haría –le aseguré. Estaba seguro de que ella ya lo sabía, pero el miedo era algo que nos hacía pensar en situaciones ridículas.

El aullido de Seth se escuchó en la distancia y Nessie me apretó con más fuerza antes de soltarme. Tomé su rostro entre mis manos y la besé de nuevo, imprimiendo en ese contacto todo el amor que me fue posible, justo antes de voltear y ponerme de pie. Me quité los pantalones sin voltear a mirarla de nuevo. Si lo hacía no podría irme. Salté del techo mientras entraba en fase y comencé a correr en cuanto mis patas tocaron el suelo. Lo dejaba todo con ella. Todo lo que me hacía quien era.

Escuché como lloraba y aullé sin poder evitarlo. Apreté el paso y corrí lo más rápido que podía. Cuanto más me exigiera, más rápido podría terminar con esta pesadilla y volver a sus brazos, a donde pertenecía.

*****
MUY pronto capi nuevo

25 comentarios:

  1. aaaaaaauuuuuuuu!!!!(ya vez hace que esta Suiza aulle) Naty!!!! Dioooos mi corazon no soporta tantooo, si te digo que em hicite llorar con la despedida me crees?... asi es eres la culpabe de que hubiese llorado como "Escuché como lloraba y aullé sin poder evitarlo".... yo tambn llore.....
    y Maaaaaaamdreeee mia que lemmon tan hot!!! tan salvaje tan aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa8reservo los demas comentarios)
    Gracias por este capitulo sabes que soy bobita leyendolo miles de besos mi Naty

    ResponderEliminar
  2. NATY, QUE BARBARA CREO QUE ESTE ES EL LEMMON MAS LEMMON QUE HAS ESCRITO Y ME ENCANTO, MUY MUY HOT.

    Y LA DESPEDIDA, QUE TRISTE, ESTOY COMO ADA CULLEN YO TAMBIEN LLORE ES QUE ES TAN TRISTE Y 10 DIAS, SON 10 DIAS, POBRE JAKE NO QUIERA LLORAR Y NO SE PUDO AGUANTAR.

    NATY, MIS RESPETOS PARA ESTE CAPITULO TE QUEDO SUPER.

    BESOS DESDE MONTERREY.

    ResponderEliminar
  3. Naty!!! o_o
    Santo Grial! Estoy casi babeando en la computadora... si mi teclado se descompone será culpa de tus lemmones jaja xD

    Aaaaw! Difrutas haciendolos sufrir, no? Y tmb sufro yooo!!
    Ahora dime, es muy necesario que Jake se vaya? Caray, si que eres mala Naty! :) jaja

    Aun asi te quiero.. =)

    BL xoxo

    ResponderEliminar
  4. creo que voii a llorar...=( pobreciitos
    me encanto el lemmon...^^
    Besiitos desde España
    Faniita

    ResponderEliminar
  5. Madre mía, madre mía, madre míaaaa!!! XDD
    Esto es...pufffff!!
    O mi casa está ardiendo o soy yo la que arde jajaja XDDD
    Dios, qué bueno está este fanfic, lo amo.
    Aish, pobrecillos, Seth ya viene a recoger a Jake.... T-T
    El fic está GENIAL. Espero la continuacion, me encanta *0*

    ResponderEliminar
  6. Awwww mi amor... que te puedo decir...

    El lemon... como siempre imprecionante!!!! Sabes ke me chorrié mil veces! Ahahahhahah

    Pero esa despedida me rompió el corazón... ojala Jake vuelva pronto y Nessie le de su bienvenida Jojojo

    Te amo mi hermosa y amo todo lo ke haces!!!

    BESOOOOOOOOOSS!!!!!!

    ResponderEliminar
  7. http://elenapols.blogspot.com/
    http://elenapols.blogspot.com/
    http://elenapols.blogspot.com/
    http://elenapols.blogspot.com/
    http://elenapols.blogspot.com/
    http://elenapols.blogspot.com/
    http://elenapols.blogspot.com/
    http://elenapols.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  8. AYYY que tristeza. Este shot está hermosísimo. Ya quiero que Jake regrese. Snif, snif. Te leo en la continuación. Besos y gracias por escribir como lo haces.

    ResponderEliminar
  9. aii!!! madre!!!!
    no lo puedo creer lo ame naty!!!
    estubooo genial me encatnto y me moje como 20 mil veces xD (ire a bañarme xD)
    te adoro naty!!!
    y recuerdaaasoy tu fan #1 :)

    besoss!!!

    ResponderEliminar
  10. Naty... creo que es el lemmon más hot que has hecho hasta ahora y bueno... esa despedida tan triste que casi me haces llorar pues... digamos que es el contrapunto perfecto a tanta pasión. jaja.
    Genial Naty y... bueno... espero que la separación merezca la pena, ajaja

    ResponderEliminar
  11. ES EL LEMON MAS LEMON DE TODOSSSS..UFFF...NATY FELICITACIONES, POR FAVOR, NO NOS DEJES TANTO TIEMPO SIN EL SIGUIENTE CAPI, NO IMAGINO A NESS PASANDO 10 DIAS SIN JACOB!!!

    ResponderEliminar
  12. pff wow esto no es nada que ver con el cap
    sabes kokoro me decepcionas & mucho
    la verdad esque te conportas de una manera inmadura
    no puedo creer que hayas dejado a jazzy
    que hayas cambiado el blog
    esto ya no es kokoro's room es una
    porqueria de lo que era
    amo todas su historias pero ya no es lo mismo
    la verda esque ya no eres tu
    tomate unas vacaciones piensalo todo
    y si este blog es un problema pues
    cierralo porque de que sirve
    hacer algo por obligacion,
    ademas dejame decirte que el nuevo look apesta
    es un asko
    es tu peor trabajo.
    me decepcionaste a morir y supongo
    que no soy la unica.


    adios hasta que regreses, hasta que regrese kokoro's room, jazzy y las demas D:
    atte;
    anna

    ResponderEliminar
  13. Sabes Anna con el respeto que mereces te voy a decir algo Uno no me parece que Koko sea inmadura,.. al contrario si en realidad fuese lo que dices las cosas seriasn disitntas dos uno no puede dar opiniones cuando no conece que ha sucedido a ciencia cierta, y eso solo lo saben ellas... tres no pienso ni creo que esto sea una porqueria ... SABES EL CAMBIO SE DEB A QUE ELLA TAL VEZ YA NO ESTA SOLA HAY MAS GENTE ASU ALREDEDOR .. ADemas LOS CAMBIOS y este en especifico tien una razon y se llam RENOVAR.... REITOR LO DE JAZZY ES ASUNTO DE ELLAS DOS NO PUEDES VENIR A JUZGAR SIN SABER QUE SUCEDE... Y SI LAS VACACIONES YA SE LAS ESTA TOMANDO .. PEOR SABES ANNA ME DA MUCHA PIEDRA CONTIGO QUE PREJUZGUEZ DE ESTA AMANERA A ALGUIEN QUE DA TODO DE SI PARA DELEITARNOOS ... NO SABES QUE NO TODOS LOS DIAS PODEMOS REIR HAY DOIAS EN LOS QEU SIMPLEMENTE NO SOMO NOSOTRO ... NO CONDICIONES TODOS LOS CAMBIOS .. Y PUES APRA QUE SEPAS HAY UNAPARTE DE LA FILOSOFIA QUE DICE QUE LAS COSAS NO FINALIZAN SE MODIFICAN ... ESO SUCEDE A DIARIOOO... ESPERO COMPRENDAS Y PUES SI ES TU DECISION DEJAR A UNA GRAN ESCRITORA LO LAMENTO .. PERO NO TE PODEMOS OBLIGAR A LEER SI NO T E GUSTA EL CAMOBIO MEGA GENIAL QEU SE ESTA DANDOOO... KOKORO'S ROOM NO S E ACABO ENTIENDOLO, SE RENUEVA COMO EL FENIX!!

    ResponderEliminar
  14. awww!!! naty amoga dios mio OMG
    jajaja no inventes esta re haaaaaaaa
    buenizimo no tengo palabras para describir
    una buena despedida para extrañar
    la llegada jajaja lo ame...
    TE AMO NATY Y EXRAÑO BESOS ^^

    ResponderEliminar
  15. muchas gracias kokoro por tus consejos, me vendran mu bien... un besito muakaaa

    y sobre la historia uffff esto si es pasion!!!!! k calorrrrrr

    ResponderEliminar
  16. Anna, mi nombre es Naty Celeste, y soy parte de la administración de este blog. Si por favor me pudieras agregar al msn estaría muy agradecida. Me gustaría mucho hablar con vos y explicarte las razones de los cambios hechos en el blog en los últimos tiempos y aceptar las críticas CONSTRUCTIVAS que tuvieras al respecto. Mientras tanto, te ruego no hagas comentarios ofensivos en el blog o en las entradas acerca del tema.
    De verdad te lo agradecería, y mi intención no es en ninguna forma censurarte, me disculpo si lo tomas de esa forma.
    Mi msn es natutw@hotmail.com

    Naty Celeste

    ResponderEliminar
  17. SIN PALABRAS...!!! B U E N I S I M O....WOWWWW....he sufrido una combustion espontanea jajajaja...no se si ha sido el mejor lemmon que has escrito xq todos son buenos pero este ha sido INTENSO...y más por el tinte de despedida que tiene...me ha encantado..!!! sigue así, EXITOS...!!! muy bueno el cambio de look de la pagina, esta super..!!

    Montse :*

    ResponderEliminar
  18. Hay me hizo casí llorar este capítulo.. no es justo.. espero que todo salga bien.. y que vuelvan a estar todos felices y contentos.. please.. pobrecitos..


    Bueno espero que actualizes pronto esta historia.. bye..

    que estes bien..

    -/*-B.y.C-*/-

    ResponderEliminar
  19. Naty llevo un tiempo leyendo tu historia uff me encanta!! ES PERFECTA!! he leido mil veces cada capitulo y no me canso!!
    Cotinua pronto por favor... he llorado demasiado con la despedida!

    Besooos!
    MaRiia (:

    ResponderEliminar
  20. por dioss..!!
    casi muero con este capitulo de despedida por asi decirlo..
    ha sido buenisimoo.!!
    casi muero de la ternuraaa..
    esta parte del final "Lo dejaba todo con ella. Todo lo que me hacía quien era." me encantoooo..

    espero el proximo capitulooo..
    espero q sea rapidoo.
    quiero ver q pasa en estos diez dias q mi jake no estataa..!!

    besos enormess.!!!

    ResponderEliminar
  21. wooooooooooow!!!!!!!!!!!!
    pero q genial estuvo eso!!!!!!
    esa despedida fue......... puf, sin palabras. fue muii bueno!!!!!!! haha
    un comentario a los q no les guste los cambios, este blog no se merece todo lo q dicen, aaki se han escrito cosas mui buenas, y si no les gusta ps nimodo. siempre hai formas de decir las cosas. ya dejense de groserias y respeten el trabajo de los demas
    besos**
    xanita!

    ResponderEliminar
  22. Ustedes me Quieren matar verdad???
    jajaja, si no llore es porque tenia que evitarlo a toda costa, pero aaaa no osea!!!!
    esto esta genial.. llevo apenas 1 semana leyendo el Blog y ya llevo la mitad de las historias jaja.. sigan asi, y creanme que diario me tendran aqui..

    pD. AMO EL LEMON...!!hey se qe no hace falta decirlo... pero siii..

    *Team Jacob*

    atte: Naiie

    ResponderEliminar
  23. ME ENCANTA ESTE FIC MUUUUY LEMONNERO <3
    AAAII ME MUERO POR VEREL SIG CAPI OJALA MUESTRES EN QUE PIENSAN LOS LOBOS MIENTRAS VIAJAN Y COMO TODOS EXTREÑANDO A SUS IMPRONTAS JIJI :D

    ResponderEliminar
  24. PORFAVOR CONTINUA PRONTOOO T__________T!!!
    ME ENCANTAAAAAAAAAAA

    ResponderEliminar
  25. Nooo..!!!
    lloree horrorees
    No me pude contener mi corazon se hizo añicos cuando se fue Jake :'(

    Lo bueno es que solo son 10 dias XDD

    ResponderEliminar

Por favor dejanos tu !!AULLIDO!!... asi es, !!TU AULLIDO!!
Y que se escuche fuerte y claro ya que son los que nos alimentan a seguir escribiendo^^
Ademas seras recompensado con un Edward, o el Cullen o lobo que quieras... (Menos Jacob, ese es !MIO!)XP
Kokoro



AULLA!!

Pueden robarte cada frase, cada palabra, cada suspiro y hasta el ultimo de los alientos. Pero, hay algo que tu sabes y que todas sabemos... aunque te roben todas tus ideas siempre tendras mas y mejores, por que luego de cada golpe siempre volveras mas fuerte.
Gracias Annie...