miércoles, 14 de octubre de 2009

Inevitable por Jazzy W "Cap 19"


Disclaimer: Todos los personajes le pertenecen a Stephenie Meyer y la historia de mi amiga Jazzy W.

Estando siempre dispuestos a ser felices, es inevitable no serlo alguna vez.

Blaise Pascal (1623-1662) Científico, filósofo y escritor francés.

Capitulo 19

EDWARD & ISABELLA CULLEN

(Momentos)

Sentí unos fríos labios en mi hombro que me provocaron un escalofrío haciéndome estremecer y esbozar una sonrisa involuntaria, abrí los ojos lentamente aun sin moverme, cada vez fui mas capaz de percibir todo a mi alrededor, el brazo de Edward aun seguía envolviendo mi cintura, acariciando la orilla de mi blusa de dormir, a su vez mi brazo acunaba a Evan suavemente, era un momento en mi vida digno de recordar por siempre, mire el rostro de mi bebe, tan apacible, mientras creí notar que Edward se inclinaba para observarlo también.

-Es tan hermoso como tu-, me susurró, cerré mi ojos ante la sensación, había dormido entre sus brazos placidamente pero ahora en este momento lo que menos quería era dormir, el seguía depositando besos en mi hombro y acariciándome suavemente.

-Me hubiera gustado que tuviera tus ojos, así como saco tu cabello-, susurre en el mismo tono bajo.

-Claro que no, sus ojos son iguales a los tuyos, muy… expresivos-, me dijo hundiendo su cara en mi cabello.

-Además creo que es la combinación perfecta, se parece a ambos, es mío y tuyo-, termino.

Yo solo pude sonreír, lentamente me gire un poco, Edward me beso lentamente, le sonreí y me volví para mirar a Evan dormir.

Mire la habitación, el lugar donde “mi hermano” había dormido toda su niñez, donde me había contado todos sus pequeños secretos. Después de la inesperada visita de Jessica ayer por la mañana, nos habíamos pasado el día en la casa, aun nos dolía que nuestros padres no estuvieran, la casa se sentía demasiado grande sin ellos, pero ahora en el fondo de nuestro corazón teníamos la certeza que ellos querían que fuéramos felices, que en algún lugar estarían contentos, junto con Renee y…Phil.

Hubiera deseado que este momento durara para siempre pero sabia que debíamos irnos, no me separaría de Edward, eso no entraba en discusión, pero aun no habíamos hablado sobre el hecho que vivíamos en diferentes ciudades, además que sabia que no era muy seguro quedarse en Forks, quizás la amenaza de Jessica solo reflejaba su enojo y aunque Edward había insistido en que debía hablar con ella y explicarle, no creía que ella debía saber algo que solo nos incumbía a nosotros dos, el secreto que papa y mama nos habían confiado, aun así no me iba a esperar sentada a un alboroto en una pequeña ciudad.

-Me gustaria volver a Phoenix-, susurre al fin, deseando que entendiera a lo que me refería.

-En serio…-, su voz sonó sorprendida y llena de un jubilo que trato de disimular apretándome mas contra el.

-Claro pero tenemos que ir a Seattle…-, le dije y el espero, -No hay muchas cosas que recoger pero necesito arreglar algunos pendientes, además quiero que conozcas a Charlie y a Sue-, le susurre, lo sentí tensarse ante la mención de los nombres, pero yo me acurruque mas.

-Les debo mucho y no quisiera perder contacto con ellos…además quiero que te conozcan-, le dije y el beso la nuca.

-Lo que tu quieras amor-, me dijo en tono bajo, volví a girar mi rostro y me beso suavemente, cuando nos separamos, lo vi mirar a Evan.

-Creo que tenemos publico…-, me dijo con mi sonrisa favorita

Gire mi rostro para observar a Evan con los ojos abiertos mirándonos, sonreír y lo levante enderezándome para quedar sentada, Edward hizo lo mismo y me recargue ligeramente en su pecho.

-Siempre es tan callado-, pregunto Edward con curiosidad y fascinación

-Si pero ahora esta mas…parece que le agrada ver a papa y mama-, le dije viendo a los ojos de nuestro hijo. Sentí como levantaba mi mentón con una de sus manos para perderme en sus ojos verdes.

-Te amo-, me susurro antes de darme un corto beso.

-Yo también mucho-, le dije pegando su frente a la mía.

Ese día por la tarde tomamos un vuelo a Seatlle, dejar la casa de mama y papa nos dolió pero juramos regresar y no olvidarlos, no olvidar todas las cosas que se encontraban en su hogar.

Llegamos a mi apartamento poco antes de la cena, pude notar que Edward estaba muy serio, tenso, había un dejo de tristeza en su rostro, yo tome su mano y entramos al que fue mi refugio durante un año. Se quedo con Evan en la sala, le invite un café y me senté con ellos, acordamos quedarnos al menos tres días, así yo podría arreglar los pendientes en el trabajo y presentar formalmente mi renuncia, contratar la mudanza de las pocas cosas que trasladaría a Phoenix y por ultimo poder despedirme de Sue y Charlie.

Edward se quedo largo rato en la habitación de Evan aun cuando nuestro bebe yacía placidamente dormido.

-¿Pasa algo?-, le pregunte abrazándolo por detrás.

-Me duele haberme perdido de tantas cosas…de no haber estado contigo cuando mas me necesitabas-, me susurro y yo escondí la cara en su espalda, yo mas que nadie debía de sentirme culpable por eso.

-Lo siento…-, le susurre, el se giro lentamente y levanto mi cara con una mano mientras con la otra me atraía hacia el.

-No tienes por que…ahora soy feliz…pero es difícil asimilarlo todo sin el miedo a que pueda despertarme nuevamente solo…a que no vuelva a ver la cara de mi hijo…tu cara-, me dijo pasando el pulgar por mi mejilla.

No le dije nada más y lo bese levantándome de puntillas a fin de poder alcanzar su cara. El me respondió lentamente y me levantó ligeramente para quedar a su altura.

-No merezco todo esto-, me dijo mientras yo me aferraba a su cabello

-Shhhh…me amas…eso te hace merecer todo lo que yo te pueda dar-, le dije rozando sus labios.

-No sabes cuanto te amo…”hermanita”-, me susurro antes de besarme, camino fuera de la habitación de Evan, mientras nos separábamos un poco para tomar aire.

-No es gracioso sabes…-, le dije pero mi tono arruino toda intención de molestia, me encantaba que me llamara así y ahora es nombre ya no pesaba tanto, ahora era una dulce caricia de sus labios.

-Pero te encanta “hermanita”…-, me dijo cuando entrábamos a mi habitación, ya no volví a decir mas lo bese hasta estar en la cama, mientras me perdía en sus caricias.

Al día siguiente le marque a Sue y se alegro de ver que había regresado, le comente que necesitaba hablar con ella y se mostró muy complacida en que fuera a comer con ellos…estaba de verdad nerviosa…era extraño, tenia la sensación de ir a presentar a mi novio ante un importante jurado, además quería contarles todo y aunque Sue solo sabia algunas partes de mi historia, desconocía su reacción.

Toque el timbre de la casa de mis vecinos mientras Edward estaba un paso tras de mi con Evan en brazos haciendo mimos, se puso serio mientras la puerta se abría.

-Mi niña…-, me dijo Sue antes de abrazarme, la puerta se abrió un poco mas para visualizar a Charlie quien me dio un calida sonrisa que se desvaneció al notar a mi hermano tras de mi.

No fue hasta que Sue se separo que noto a Edward y frunció un poco el ceño.

-Sue…Charlie el es Edward…el papa de Evan-, les dije tratando de controlar mis nervios, Charlie bufo bajito y Sue palmeo la espalda de su esposo.

-Pasen…parece que hablaremos mientras esta lista la comida-, dijo ella amablemente.

Definitivamente fue un momento difícil, sobre todo por que Charlie comenzó a recriminar a Edward por habernos dejado por tanto tiempo, Sue trato de mediar el asunto mientras el hombre al que amo solo agachaba la cabeza y apretaba la manita de nuestro hijo.

Sue le explico a Charlie que en realidad Edward no sabia de la existencia de Evan, eso se lo había contado yo a ella….pero no el motivo por el cual lo había dejado.

Cuando termine de explicarles hasta la carta de mama, espere una reacciona negativa, sabia que no tendrían lo obligación de entender o de seguir siendo mis amigos pero Charlie soltó un largo suspiro y tomo la mano de su esposa, se miraron una segundos mientras Edward entrelazaba sus dedos con las míos.

-Ciertamente todo lo que nos contaste desconcierta un poco…pero…te queremos como a una hija Bella, queremos verte feliz…-, susurro Sue, dándole una pequeña sonrisa a Edward.

-Mas te vale que no te vuelvas a separar de ellos Edward…las lecciones que nos da la vida ahí que aprenderlas y tratar de no cometer mas errores-, continuo Charlie y mi hermano solo asintió, mirando a Charlie con gratitud, yo sabia cuanto le debió constar pensar como reaccionarían ellos.

Edward para mi sorpresa prometió que los visitaríamos a menudo y que en Phoenix eran totalmente bienvenidos, las horas pasaron rápido y pronto nos estábamos despidiéndonos de ellos, Edward condujo mi auto hacia Phoenix, me sentí en casa, una ola de bienestar me hizo sonreír…cuando llegamos a su departamento, el estomago me dio un vuelco…el lugar era sombrío, limpio y ordenado ciertamente, pero sin el ambiente que se necesita para hallar la paz después de un largo día.

Me acerque a el y le bese la mejilla cuando el terminaba de recostar a Evan en la que debería ser su habitación.

-Se que es pequeño…pero…-, le corte con un suave beso.

-Se lo que es vivir sin ti…quizás no me puedo imaginar lo que fue para ti…no me importa donde este mientras sea a tu lado-, me beso sonriendo de mi forma favorita.

-Aunque traeré a Alice…le encantara saber que tal vez debamos ir de compras-, le dije en tono juguetón. El sacudió su cabeza y me dio un corto beso de nuevo.

-Aun así puedes estar segura que no nos quedaremos mucho tiempo…quiero una casa donde te pueda ver en una amplia sala leer tus libros, un jardín donde pueda jugar con Evan…, un dormitorio….con una tina de burbujas-, lo ultimo me lo dijo al oído y yo bese su cuello tiernamente, nos separamos sonriendo y empezamos a acomodar las pocas cajas que había traído.

Estaba feliz por volver a ver a todos mis amigos, me reencontré con Ángela quien para mi alegría había sido ascendida, sobra decir que Alice, Jasper, Rose y Emmet estaban felices de que por fin se arreglara todo el “drama” como dijera nuestro grandullón amigo, las siguientes dos semanas pasaron rápido y para mi sorpresa Edward compro dos pasajes a Jacksonville, dejamos a Evan con Alice y Jasper ese fin de semana y fuimos hacia la ciudad donde “sus” padres y los “míos” habían vivido hasta la muerte de estos últimos.

Me llevo hasta donde estaban Renee y Phil sepultados, juntos…como siempre lo quisieron, el estar ahí hubiera sido demasiado para mi si Edward no hubiera estado allí, me dolió no haberlos conocido, nunca haber oído sus voces pero les debía tanto, mi vida…y la oportunidad de conocer a Edward, su amistad con Esme y Carlisle permitió que yo conociera al amor de mi vida, los amaba y siempre los llevaría en mi corazón.

Regresamos a Phoenix, Edward había pedido un receso en el Instituto, el Director le aseguro que no tendría problema pues lamentaba nuestra perdida además que me pude dar cuenta que prácticamente mi hermano trabajó 24 horas al día todo el año que lo deje de ver. Le había concedido un mes y prácticamente se había ido volando ya solo restaba una semana, a mitad de esta me comento que Aro lo había llamado pues necesitaba checar algunos pendientes sobre el testamento, le pregunte si debía acompañarlo y el le resto importancia, me aseguro que estaría de vuelta el Viernes por la noche, aun cuando sabia que solo eran dos días, pude darme cuenta que jamás podría separarme nuevamente de el, fueron los días mas largos de mi vida.

Después de acostar a Evan el viernes por la noche fui a nuestra habitación, Edward me había llamado para avisarme que llegaría mas noche pues había aprovechado para por fin sacar de Forks su auto y el trafico estaba un poco pesado, fui hacia el espejo del tocador y deshice el moño de mi cabello lo cepille un poco cuando oí que abrían la puerta del departamento, sonreí y me obligue a quedarme ahí, lo oí dejar las llaves y pasar al cuarto de Evan, después cerro la puerta nuevamente y se paro en el umbral de la habitación.

-Podría haber sido un ladrón…-, me dijo con una sonrisa

-Un ladrón con llaves…-, le conteste aun viéndolo por el espejo.

Se acerco a mi y me abrazo por detrás miro el espejo mientras me susurraba al oído

-Te extrañe…-, aparto mi cabello y me beso el cuello.

-Sabes…a veces sigo pensando que estoy dormida…-, le dije mientras el lamia y me apretaba mas contra el, yo veía por el espejo sus movimientos.

-Hum…-, incitándome a seguir

-Que voy a despertar y tu seguirás….estando…en Londres-, jadee mientras el besaba el lóbulo de mi oreja.

-Entonces yo también estoy dormido…-, me dijo mientras comenzaba a desabrochar mi blusa guiándose gracias al espejo.

-Y no quiero despertar-, me susurro cuando logro quitármela completamente y acariciar mi vientre e inspirar en mi cabello.

-Jamás-, susurre.

A lo largo de mi vida he encontrado mas de una definición de felicidad, así que yo tengo una propia, han alguna vez sentido como si estuvieran en un gran cine mirando una bella película, al punto que envidian por un instante a la protagonista solo para darse cuanta un momento después que dicha mujer les sonríe, parpadeas varias veces hasta estar completamente segura que no has enloquecido cuando te das cuenta que tu eres la protagonista…bueno a mi si me ha pasado y esa es mi definición de felicidad, por ejemplo estos últimos días he sido la de la butaca mientras veía todos los preparativos…

-Bella…puedes centrarte, mira vamos al espejo, otra vez he hecho un excelente trabajo, te lo dije-, me llamo Alice sonriente, camine hacia el espejo y me quede pasmada, ahora veía a la protagonista de la historia mas bella que nunca para su boda.

-Mi niña estas preciosa-, me dijo Sue sonriente.

-Yo diría que hoy Evan podría preparase para un hermanito-, bromeo Rosalie

-Rose…-, cuestiono Alice

-Mi boda…-, susurre mientras trataba de convencerme de que todo era real, la posibilidad de casarme con Edward era algo a lo nunca me atreví a aspirar desde la boda de Alice yo sabia exactamente que eso no podía ocurrir entre nosotros, ante la Ley seguíamos siendo hermanos, pero solo un mes después que Edward regresara de Forks, cuando fue a la cita con Aro, pronuncio las palabras que se quedaría grabadas en mi memoria.

Fue un sábado en el que me dijo que tenia una sorpresa, fuimos a dejar a Evan a la casa de Rose y Emmet, Alice y Jasper estaba ahí también, por las miradas de nuestros amigos sabia que era la única que no sabia de que iba todo eso.

Cuando nos despedimos me tapo los ojos, así que no pude observar el camino o hacia donde me llevaba, aparco y me ayudo a bajar, me dirigió y lo oí abrir una puerta, dimos unos pasos y supe que estábamos adentro cuando oí la puerta cerrase tras nosotros, me beso la mejilla, mientras me abrazaba con las manos en mi cintura.

-Puedo mirar ya…-, le dije en tono bajo.

-No aun no primero necesito decirte que te amo…-, susurro mientras me daba un beso en la otra mejilla, -Te amo-, beso mi cuello y yo lleve mis manos a su cabello.

-Sabes esto me recuerda a mis sueños contigo…-, le susurre

-¿A si?-, lo oí preguntar divertido.

-Si, en ellos había una mascada y tu me torturabas dulcemente antes de poder mirarte-, me acaricio la mejilla y me beso en los labios, -Te amo-, dijo sobre mi boca mientras me quitaba la mascada.

Tarde un poco pues el lugar estaba un poco oscuro alumbrado solo con una velas, pero pronto descubrí que estábamos dentro de una casa, no era una casa habitada, solo había una mesa preparada con dos sillas a la mitad de lo que debería ser la sala, Abia una caja de tamaño mediano y un sobre encima de esta, una botella de vino y dos copas.

-Te gusta…-, me dijo mientras me mirada viajaba por la exquisita construcción

-Si…pero que-, le dije encontrándome con su mirada.

-Es tuya si te gusta-, me dijo pasando las manos por mis hombros.

-De verdad…Edward…yo no-, trataba de encontrar algo coherente que decir.

-Nuestra casa mi amor-, me susurro al oído. Trate de decirle que era excesivo que no debió gastar tanto peor al volver mi rostro hacia el todo intento de replica seso y lo abrace con fuerza.

-Mientras estés tu aquí con migo…con Evan…si esta será nuestra casa-, le susurre, el me devolvió el abrazo y después se separo y suspiro.

-Bueno ahora la sorpresa…-, dijo y yo fruncí el ceño, se dirigió a la mesa y tomo la caja y sonrío cuando me hizo sentar en una de las sillas.

-Primero que nada…puedes arreglarla enteramente a tu gusto solo te pido que esto este en el desayunador siempre-, me dijo al momento que sacaba un frutero de la caja…nuestro frutero, el que había comprado en Los Cabos…yo lo tome y deslice mis dedos por la pieza, mi corazón latía con fuerza, después de este tiempo lo había conservado, lo deje en la mesa…lo bese y el respondió suavemente y me hizo sentar de nuevo, paso una mano por su cabello y espero unos segundos, después hizo el movimiento que jamás espere que hiciera, se arrodillo en una sola pierna mientras sacaba una caja de su bolsillo del pantalón.

-Bella…te quieres casar conmigo-, me dijo tomando mi mano. La apreté con fuerza, quería gritar que Si pero de pronto recordé que era Isabella Cullen, no se permitían los matrimonios entre hermanos, desvíe mi mirada mientras sentía mis ojos arder. El giro mi cara con su manos para poder verlo, trato de esconder el dejo de miedo que había en sus ojos y acaricio mi mejilla.

-Contéstame por favor…-, me dijo casi inaudiblemente

-Si Edward…claro que si pero tu sabes que…-, me callo poniendo un dedo en mis labios y sonrío de mi forma favorita.

-No te pediría nada que yo no pudiera cumplir amor-, me dijo dejando la cajita con el amillo en la mesa y tomando el sobre.

-Hace un mes fui a Forks por que Jane había encontrado el expediente de Renne junto con el de su hija recién nacida, papa los conservo, me encontré con Aro y le pregunte si habría la posibilidad de que ante la Ley pudiera casarme contigo al demostrar que no compartíamos lazos sanguíneos, hace una semana me informo que ha logrado que se acepte tu identidad como hija de Renne y Phil…si tu quieres claro esta-, me dijo y yo trataba de entender cada una de sus palabras.

-Puedo ser tu esposa-, le cuestione.

-Solo si aceptas que te reconozcan como hija de ellos, necesitan pruebas de sangre y tu consentimiento-, dijo acariciando mi mano.

-Es tu decisión mi amor…no te estoy pidiendo que dejes de ser una Cullen…sabes que no, pero ante la Ley no hay otra manera-, me dijo algo avergonzado.

-Eres un tonto-, le dije pegando su frente a la mía, -Seré una Cullen cuando sea tu esposa, y así también cumpliremos el sueño de esos amigos que soñaban con la boda de sus hijos-, le susurre antes de besarlo, su repuesta fue intensa y solo nos separamos por la falta de aire.

-Entonces pon el anillo en mi mano-, le dije sonriente.

Bella…Bella

-Definitivamente hoy estas mas despistada que de costumbre-, susurro Alice, mientras volvía a observar mi reflejo en el espejo, mi vestido blanco era estraple pegado hasta la cintura para terminar en una falda línea “A” con unos hermosos olanes de encaje que le daba un poco de mas volumen, tenia un listón de color azul en la cintura y el peto tenia bordados de encaje azul, mi cabello estaba rizado recogido en un medio moño que apartaba el cabello de mi cara pero dejaba buena parte suelto, en mi cuello brillaba el corazón de topacio, Alice me paso un pequeño ramo con flores blancas.

-Gracias…-, le dije sonriente

-Vaya hasta que regresaste, OK, no tienes permitido volverte a ir…-, me dijo mientras se ponía brillo en los labios. La mire y a Rosalie y Sue que también estaba en la habitación llevaban vestidos en diferentes tonalidades de blanco, muy de acuerdo para el lugar de la boda.

-Anda debemos bajar ya-, continuo Rose, yo asentí y mire la ventana donde pude observar el mar.

“Los Cabos”, me iba a casar en el mismo lugar dende habíamos hecho nuestras primeras promesas, el lugar donde solo un instante nos sentíamos libres cuando todo el mundo nos hubiera dado la espalda.

Pronto llegamos a la playa, casi era el atardecer, había en medio de la arena montadas tres carpas y un poco mas lejos algunas sillas y un pequeño altar, había puesto un camino de madera para que los invitados pudieran evitar la arena.

Mi corazón empezó a palpitar cuando lo vi parado delante de todos con su traje blanco de franela su camisa blanca sin corbata, era mi Dios personal, le sonreí y el me devolvió la sonrisa.

Mis amigas me abrazaron y fueron a sus asientos, estaban todas las personas…toda nuestra familia.

Jasper, Alice, Rose, Emmet, Angela, Marco, Leah, Seth, Jane, Félix, Ana, Sue cargando a Evan que miraba todo con sus pequeños ojitos, Charlie y desde luego nuestros padres muy dentro de nuestros corazones.

Sentí como Charlie me tomaba del brazo, y me sonreía, -Lista Bells-, me pregunto y yo asentí.

Caminamos hacia mi hermano, mi mejor amigo, mi confidente, el hombre que amaba, palmeo la espalda de Edward y se unió a Sue, me encontré con los ojos verdes que tanto amaba mientras oía al mar frente a nosotros, el crepúsculo se acercaba, comenzó la ceremonia y con cada palabra mi corazón daba un vuelco, me prometió su corazón, su cuerpo y su alma para la eternidad y yo le prometí ser suya para siempre y jamás romper dicha promesa.

-… los declaro marido y mujer-, se escucho la voz del padre, yo sonreí a Edward antes de que capturara sus labios con los míos, nos separamos solo un poco. Giramos para ver a nuestra familia, su felicidad por nosotros era autentica en cada expresión de sus caras.

-Les presento a Edward e Isabela Cullen-, proclamó el sacerdote

-De verdad Bella no te aburres del nombre-, grito Emmet, lo que lo hizo ganarse una codazo de Rosalie, mientras todos nuestros amigos reían, todos entendían el pequeño chiste…salvo el padre presente, yo negué con la cabeza y Edward volvió a besarme.

La cena fue estupenda, las carpas iluminadas y el mar de fondo hacia una bella vista del lugar, nuestros amigos convivían alegremente mientras yo acunaba a Evan.

-Dame mi niña, este angelito tiene que dormir-, pidió Sue y yo accedí sonriente.

Me encontré con Edward a la salida de una de las carpas y caminamos un poco, me quite los zapatos para poder sentir la arena.

-En que piensas-, quiso saber mientras me abrazaba por la cintura.

-En el mejor momento de mi vida-, le respondí mientras acariciaba su nariz con la mía

-¿Y cual es?-, pregunto

-Cuándo me declararon tu mujer ante todos-, le susurre, el acuno mi cara en sus manos y me dio un fiero beso, yo enroque las manos en su cabello y no nos separamos hasta que la necesidad de aire fue apremiante.

-¿Cuál es el mejor momento de tu vida?-, susurre

-Cuado mi mama llego con una bebe en brazos, cuando me di cuenta que tenia una pequeña hermanita-, me dijo antes de volver a besarme

-Hey Siameses…la fiesta aun no se acaba…Bella el ramo aquí quedan algunas solteras aun…-grito Alice, nos separamos sonriendo peor aun seguíamos abrazados

-Evan puede esperar por un hermano varias horas así que dejen de hacer desfiguros-, siguió Emmet

Yo solo sonreí y seguí a mi marido nuevamente a la carpa.

Me muero por suplicarte que no te vayas mi vida
me muero por escucharte decir las cosas que nunca dirás
mas me callo y te marchas
aún tengo la esperanza de ser capaz algun día
de no esconder la heridas que me duelen
al pensar que te voy queriendo cada día un poco más
cuánto tiempo vamos a esperar.

Me muero por abrazarte y que me abraces tan fuerte
me muero por divertirte y que me beses cuando despierte
acomodado en tu pecho hasta que el sol aparezca
me voy perdiendo en tu aroma
me voy perdiendo en tus labios que se acercan
susurrando palabras que llegan
a este pobre corazón
voy sintiendo el fuego en mi interior.

Me muero por conocerte saber qué es lo que piensas
abrir todas tus puertas y vencer esas tormentas
que nos quieran abatir centrar en tus ojos mi mirada
cantar contigo al alba
besarnos hasta desgastarnos nuestros labios
y ver en tu rostro cada día crecer esa semilla
crear, soñar, dejar todo surgir aparcando el miedo a sufrir.

Me muero por explicarte lo que pasa por mi mente
me muero por intrigarte
y seguir siendo capaz de sorprenderte
sentir cada día ese flechazo
al verte que más dará lo que digan
que más dará lo que piensen si estoy loca es cosa mía
y ahora vuelvo a mirar el mundo a mi favor
vuelvo a ver brillar la luz del sol.

Me muero por conocerte saber qué es lo que piensas
abrir todas tus puertas y vencer esas tormentas
que nos quieran abatir centrar en tus ojos mi mirada
cantar contigo al alba
besarnos hasta desgastarnos nuestros labios
y ver en tu rostro cada día crecer esa semilla
crear, soñar, dejar todo surgir aparcando el miedo a sufrir.

Me muero por conocerte saber qué es lo que piensas
abrir todas tus puertas y vencer esas tormentas
que nos quieran abatir centrar en tus ojos mi mirada
cantar contigo al alba
besarnos hasta desgastarnos nuestros labios
y ver en tu rostro cada día crecer esa semilla
crear, soñar, dejar todo surgir aparcando el miedo a sufrir.

es sin Miedo a nada de Alex Ubago

21 comentarios:

  1. AHHHH!!! SIENTO EL CORAZON REBOSANTE DE ALEGRIA!!! AHAHAHA Emmett me mato de la risa!!

    QUIEN SE CANSARIA DEL MISMO APELLIDO?? AHAHAHHA

    Espero hayan disfrutado de esta historia tanto como yo lo hice...

    De verdad que fue un honor compartirla con ustedes. Es mi fanfic favorito... y no podia dejarlas sin mostrarselos!!! es genial!! y magno!! y unico!!!

    Jazzy es una de mis mejores amigas y una gran escritora... me hace feliz saber que todos la reconozcan asi como yo^^

    Es unica, talentosa, super linda y buen amiga... es por eso que pido muchos aullidos para ella!!!

    Jazzy, mi hermosa: AAAUUUUUUUU!!!!!!

    TE AMO!!!

    Kokoro Black(♥NTLS Alpha♥)

    P.D. Solo nos queda el epilogo para cerrar esta hermosa historia de amor... ^^

    ResponderEliminar
  2. AAAAAAAAUUUUUUUUUUUUUU!me encanto!es un fic precioso,pero me da mucha pena que se acabe.aun asi este capi me hizo muy feliz.
    chica estas llena de talento.

    ResponderEliminar
  3. AAAAAAAAAAAAAAAAAAUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUU!!!!!!!!Bella la historia,la boda,esta super,lo malo es que ya se va a terminar,pero todo tiene un fin.Jazzy eres super talentosa y gracias por compartir eso con nosotr@s.millones de abrazos.

    ResponderEliminar
  4. SENCILLAMENTE DIVINO, JAZZY DE VERDAD TE BOTASTES Y GRACIAS LOBITA POR COMPARTIRLO CON NOSOSTRAS TU MANADA, NO PUEDO ESPERAR POR EL EPILOGO, DE VERDAD LAS FELICITO, BESOS Y MUCHOS AULLIDOS DE PROFUNDA FELICIDAD, AUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUU, AUUUUUUUUUUUUUUUUUUUU, AUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUU

    ResponderEliminar
  5. GUAUUUUUUUUUUUUUUU KOKORO SALUDOS!!! AH Y NO TENGO EL GUSTO DE CONOCER A LA AUTORA DEL FIC, PERO MIS MAS SINCERAS FELICIDADES Y MIL GRACIAS POR ESTOS MOMENTOS CON TU FIC, GRACIAS GRACIAS ME GUSTARIA QUE HICIERAN AMS CON LAS DEMAS PAREJAS, GRACIASSSSSSSSSSSSSSSSSSSSS
    MAU

    ResponderEliminar
  6. AUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUU!!!
    AAAAAAAUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUU!!!!

    Jazzy sos genial mujer!!!!!
    esta historia me llego al corazon!!
    Hermoso desenlace... esperando el epilogo!!!

    Gracias Kokoro por subir esta fanfic tan ESPECTACULAR !!!

    Muchisimos besotes!!!!

    ResponderEliminar
  7. Kokoro y Jazzy:
    Es para mi un honor conocer a personas con tanto talento y que lo quieran compartir con todos nosotros, las felicito por ser GENIALOBAS y darnos momentos de risas,lagrimas,sufrimiento y lemmons,-¡genial!- ¡mil,mil gracias!
    Les dejo un cariñoso saludo y espero nuevas y exitantes historias,como solo ustedes pueden darnos.(por supuesto y la continuación de las que ya estan)

    ResponderEliminar
  8. QUE HERMOSO POR FIN JUNTOS COMO UNA GRAN FAMILIA. ESTAN LINDO EL AMOR.
    ME ENCANTO LAS TIMA QUE TERMINO
    ESPERO OTRO PRONTO.

    ResponderEliminar
  9. Jazzy mil gracias has iluminado mas este mundo con este fic ha sido maravilloso transportarse a estos momentos de bella y edward ojala hubiera hombres como el, que no tenga miedo a demostrar todo ese amor que pueden dar a una mujer. La historia y la descripcion de los sentimientos fueron fenomenales y agregar las canciones fueron mas que encantador ya que encajaban de maravilla.
    Mil gracias y siguenos deleitando con otro fin.
    Milllllllllllllllll graciassssssssssssssss
    Besos y saludos. Aly

    ResponderEliminar
  10. Desde España Electrica Cullen Black dijo:
    De nuevo tengo lagrimones, me encanta esta historia, lastima que termine.
    Kokoro me alegra tu regreso. Seguid todas así chicas, son geniales.

    ResponderEliminar
  11. nena cullen :el capitulo de hoy estubo fantastico me encanta que bella tenga la boda de sus sueños estubo precioso sige asin no quiero que termine por queme encanta muchos alludos mara mi amiga koko y su limoneras son genieles por hacernos soñar de la manera que lo hacen no canbies koko sige siendo autentica aaaaaaauuuuuu

    ResponderEliminar
  12. hay k bonito!!!!!!!!!!1

    al fin felicidad y paz si
    estuvo padrisimo

    K LINDO ESTAN LOS FIC SUPERULTRAMEGA PADRE YA ME ENTENDIST? JEJEJE

    y cierto kien se cansaria del mismo apeido? jejeje sigue asi y k bueno k en tu blog todo volvio a la normalidad =) me encantan las historias y el blog

    a y ya kiero saber k pasa en intercanbio d destinos jejeje


    sigue asi son unikas todas las escrIben las historias estan geniales

    BESOS
    ADIOS ♥

    ResponderEliminar
  13. Diiozzzzzzzzzzzzzzzz qe boniito capitulooooooooooooooooooooooooooooooooo!

    Me super encantoooo...!O.o!

    Se casaron! y fue legal!!!!!! y tiienen casaaa! y todoss lo aceptan! y Evan tendra un hermaniito muy prontoo! y ya se va a acabaaaaaaaaaaar...U.u

    Buaaaaaaaaaahh...TT.TT

    Qe peniitaaa...>.<

    Lloraree...TT.TT

    Ya kiiero qe sea viernes para leer el epilogoo...TT.TT

    Bzozzz!

    y muxoss aullidos para ustdes qe lo hacen mega geniial!

    AUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUU!...xD

    ResponderEliminar
  14. Lass dos son muy talentosas, me hacen llorar pero lo que mas me hacen es reir con las maginificas, excelentes historias de amor que nos escriben gracias por compartirlas con nosotros.

    GRACIAS KOKORO,GRACIAS JAZZY

    BESOS CUIDENSE

    AAAAAUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUU!!!!!!

    ResponderEliminar
  15. preciosooo!!! no me imaginaba nada menos esta barbarooo!! me emociono re dulcee!!!! y voy a decir lo mismo siempre es mi fic favoritooo!!!!

    besos lindaa!!!

    NaNy CuLLeN♥♥

    ResponderEliminar
  16. AUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUU
    jajajaja siempre quise aullar jiji como q siempre me gustaron los lobos y pues ahora me gustan mas jeje
    Bien mi querida Jazzy jeje no te conozco pero me ha encantado y fascinado tu historia yo sabia q no eran hermanos yo lo sabia jaja
    bien bien me encanto y me da mucha tantita penita q ya se acabe pero buento todo tiene un final, segui escribiendo mas historias y gracias Kokoro por compartirla amo este blog jeje aunq no soy lemmonera pues me encantan sus historias jijijiji
    saludos de ecuador!!!!

    ResponderEliminar
  17. que alguien me informe si jazzy tiene blog o me de su correo o cualquier cosa! ame el cap ame el fic ame sus letras
    eres una diosa de la escritura cariño mi corazon no se queda tranquilo
    Gracias mi koko! por compartirlo!! las amooooo
    Estuve todo el dia leyendo el fic ja ja

    ResponderEliminar
  18. AuUuuuUUuuUUUUUUUUUUUUUUUUUU!!!


    Ame este final.... lloro y lloro !!!


    ame la historia hasta el final!!!


    jazzy realmente eres un talento!!!!


    me encanto!!!


    soy tu fan y ahora que ya tienes un espacio para tu talento estoy asi mega super duper de feliz!!!!


    bueno continuare llorando xD

    koko!! eres genial!!

    jazzy!!!! GrAcIaS!!!!!=D



    saludos chicas!!!



    suerte!!!!=D


    xau!!!!^^


    PeAcE....lOvE....aNd....TwIlIgHt!!!!xD

    ResponderEliminar
  19. Aaaaauuuuuuuuuuh!!
    Te dejo mi aullido de felicidad al ver que por fin esta historia termina como DIOS MANDA jajjaja, de verdad que me encanto el final y me parece un bonito detalle añadir una canción al final de cada capítulo.

    PD: Ya sé que no soy nadie para juzgar pero me gustaría poner nota a tu fic =)

    NOTA = 10/10 PERFECTO como todo lo que escribes =)

    ResponderEliminar
  20. hermoso!!!!
    es mi fic favorito hasta ahora!!!

    ResponderEliminar
  21. Very good article. I absolutely appreciate this website. Thanks!



    my blog ... click here

    ResponderEliminar

Por favor dejanos tu !!AULLIDO!!... asi es, !!TU AULLIDO!!
Y que se escuche fuerte y claro ya que son los que nos alimentan a seguir escribiendo^^
Ademas seras recompensado con un Edward, o el Cullen o lobo que quieras... (Menos Jacob, ese es !MIO!)XP
Kokoro



AULLA!!

Pueden robarte cada frase, cada palabra, cada suspiro y hasta el ultimo de los alientos. Pero, hay algo que tu sabes y que todas sabemos... aunque te roben todas tus ideas siempre tendras mas y mejores, por que luego de cada golpe siempre volveras mas fuerte.
Gracias Annie...